Inscripción gratuita como LECTOR si escribe a zab_he@hotmail.com indicando nombre y apellido, email, ciudad y país (se avisa cada nuevo número trimestral). Síganos en Twitter: @RyF_Supl_Letras, @RyFRevLiteraria. Facebook: https://www.facebook.com/ryf.literaria

sábado, 1 de diciembre de 2012


SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES
Nº 55 – Diciembre de 2012 – Año III
ISSN 2250-5385
Inscripción gratuita como LECTOR
si escribe a  zab_he@hotmail.com
indicando nombre y apellido, ciudad y país
(se le avisará cada nuevo número trimestral).

Sumario:
Maruja VIEIRA (Colombia)
• Adriano CORRALES ARIAS (Costa Rica)
• Anahí DUZEVICH BEZOZ (Argentina)
• Luis Ángel MARÍN IBÁÑEZ (España)
Mainak ADAK (India)
• Andrés FORNELLS FAYOS (España)
• Noelia Natalia BARCHUK (Argentina)
• Mercedes DAZA GARCÍA (España)
• Marcos Rodrigo RAMOS (Argentina)
Josep Esteve RICO SOGORB (España)



MARUJA VIEIRA

Nacida en Manizales, Colombia, el  25 de diciembre de 1922.
Académica de la Lengua, Numeraria en Colombia y correspondiente Hispanoamericana de la Real Academia Española. Poeta, periodista y catedrática, ha publicado quince libros de poesía.
Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, alemán, griego, húngaro y gallego.
Su obra:
Campanario de lluvia. Bogotá, 1947. Editorial Iqueima.
Los poemas de enero. Bogotá, 1951. Editorial Iqueima.
Poesía. Medellín, 1951 Jorge Montoya Toro, Editor.
Palabras de la ausencia. Manizales, 1953. Editorial Zapata.
Clave mínima. Manizales, 1965. Biblioteca de Autores Caldenses.
Mis propias palabras. Manizales, 1986, Biblioteca de Autores Caldenses.
Tiempo de vivir. Bogotá, 1992. Ediciones Universidad Central.
Campanario de lluvia. Edición Conmemorativa. Manizales, 1997. Instituto Caldense De Cultura.
Sombra del amor. Roldanillo, 1998. Ediciones Embalaje, Museo Rayo.
Los nombres de la ausencia. Bogotá, 2006. Ediciones San Librario.
Todo lo que era mío. Bogotá, 2008. Colección “Un Libro por Centavos”, Universidad Externado De Colombia.
Rompecabezas. Bogotá, 2010. Colección “Viernes De Poesía”. Universidad Nacional De Colombia.
Tiempo de la memoria. Ibagué, 2010. Colección ’50 Poetas Colombianos’.


LOS 85
de Maruja Vieira ©

A los 85 estamos descaradamente vivos.
Se supone que los que nos aman deben saber
que caminar ya no es la alegría de antes,
a menos que sea al sol y sobre la hierba.

Se supone que deben saber
que nuestras noches son demasiado largas,
porque tenemos que acostarnos muy temprano
y hay muchas cosas que ya no podemos hacer
porque nos cansamos.

Pero seguimos descaradamente vivos
y no son nuestros ojos,
es la luz la que se debilita cuando queremos leer
y no son nuestros oídos,
es la voz de los otros la que ya no tiene sonido.
Son las calles las que se han vuelto
demasiado largas y las escaleras demasiado altas.

Pero seguimos descaradamente vivos
y algunos afortunados tenemos
una ventana por donde entra el sol de la tarde
y una voz muy amada que nos llama.


HAITÍ
de Maruja Vieira ©
(inédito)

Es cierto que las casas
desaparecieron,
pero quedó el mar.
¿Por qué no llora?

Quedaron las palmeras,
el horizonte, el cielo.
¿para qué sirven?

Los ríos ¿siguen
queriendo cantar
entre las piedras?

El viento gime
en los cañaverales
por donde van las almas
de los muertos.

Los árboles esconden
sus maderas.
Tienen miedo
del hombre que los tala.

Los niños tienen hambre,
pero vuelven.

Ahora son menos,
quieren volver a jugar,
hacen muñecas y balones
con lo que encuentran.
Y cantan.

Las montañas, las rocas
también están allí,
pero guardan
un inverosímil silencio.

Están inmóviles
como nosotros,
que no hacemos nada
mientras Haití se muere.


FRIDA CUMPLE CIEN AÑOS
(6 de julio 2007)
de Maruja Vieira ©

En la Casa Azul de Coyoacán
están los zapatos gigantescos
de Diego Rivera;
hay montones de faldas,
collares, cintas,
los terribles corsés metálicos.
y Fridas, muchas Fridas,
que no necesitan de los pies
para bailar en el aire.

Esta noche
hay fiesta en la Casa Azul.
En otra casa
de una calle cercana,
una sombra delgada,
se asoma a la ventana.

Es alguien
que cuando estaba vivo
conmovía las montañas.
Se llamaba León Trotsky
y dicen que la amaba…

¡Frida, feliz cumpleaños!


RAYUELA
de Maruja Vieira ©
En memoria de Ignacio Ramírez, el Cronopio Mayor

Hoy necesito dibujar una rayuela
en alguna parte.
No puedo hacerlo en la Rue Martel
de París,
que estará llena de cronopios,
famas y conejitos
con flores amarillas
en las orejas.

Tengo que dibujarla aquí,
con los bigotes de mi gata
reflejados en un espejo.

Al otro lado del espejo
me encontraré contigo, Ignacio.
Y jugaremos a la rayuela
con la seguridad de llegar al cielo.



ADRIANO CORRALES ARIAS

Nació en San Carlos, Costa Rica, 1958. Profesor e investigador del Instituto Tecnológico de Costa Rica donde dirige la revista Fronteras y el Encuentro Internacional de Escritores. Ha sido antologador de poesía y narrativa costarricense y centroamericana y ha participado en múltiples festivales y encuentros de escritores nacionales e internacionales. También escribe teatro y ensayo y colabora con varias publicaciones nacionales y latinoamericanas.
Ha publicado: Tranvía Negro (Poesía, Ediciones Alambique, San José, 1995; Ediciones Perro Azul, San José, 1999); Los ojos del Antifaz (Novela, Ediciones Perro Azul, San José, 1999; Ediciones Piel de Leopardo, Buenos Aires, Argentina, 2001; EUNED, San José, 2007); La suerte del Andariego (Poesía, Ediciones Perro Azul, San José, 1999); Hacha Encendida (Ediciones El Pez Soluble, Caracas, Venezuela, 2000); Profesión u Oficio (Poesía, Ediciones Andrómeda, San José, 2002); Caza del Poeta (Poesía, Ediciones Andrómeda, San José, 2004); El jabalí de la media luna (Cuento, Ediciones Arboleda, San José, 2005), Balalaika en clave de son (Novela, Editorial Costa Rica, San José, 2006) y San José varia (poesía, 2009).
Como compilador ha publicado Poesía de fin de siglo. Antología de poesía nicaragüense y costarricense (Ediciones Perro Azul, San José, 2000); y Sostener la palabra. Antología de poesía costarricense contemporánea (Ediciones Arboleda, 2007). En ensayo publicó Teatro, comunidad, liberación e interculturalidad. (Ediciones Arboleda 2011).


I
de Adriano Corrales Arias ©

Entre el mar y la montaña
la memoria

Entre la montaña y el mar
el olvido

Entre la mar y el monte
este silbido

(Del libro Tranvía Negro, Ediciones Alambique, 1995)


CARTA A LA ESPOSA
de Adriano Corrales Arias ©

hablame como siempre / decí
que me querés / ¿soy en tu vida
remordimiento?
Juan Gelman

Estoy sentadito en un banco de niebla
pensándote conversándote extraviado
conversándome pensándome cautivo
……………………separado de vos por la lluvia
el enjambre de cipreses
……………………………la punzada de la tarde

aquí reinventándome la fantasmagoría de las palabras
la magia del trance vértebra tras vértebra
en la piel de la herida perpetua la posibilidad del vuelo
………………………pajarito / machete
que volás con mi muerte alrededor de la mesa
al acorde de las horas

intento un gesto para tu cabello de lentejuelas
………………………rostro de cristal azul
para tu voz adormecida en el teléfono
intento un desabroche del duelo en la cintura de tus ángeles
espuelita de mango en la noche de gangoche
………………………para patrullar mis cementerios

intento pero retrocedo intento en el mangle de tu deseo
litoral encrespado por el temporal de tu vientre
ola que rueda y muere y rueda por todo el universo
espera la luz del encuentro en el fragor de los cuerpos
dentro de tu sexo de astros empapado por la semilla de polvo
………………………la nieve amarilla del tiempo

retrocedo pero intento retrocedo cisne calcinado en los abetos
canto de rosario de reyes destronados estrella del sur palma venus
cascada de más estrellas astros estrellas que persigo
para descubrir nuestro pesebre sin mulas ni bueyes sino musgo hierba seca
……………………….ciudad fragmentada de los diciembres

rehuyo entonces pero peleo rehuyo
empapelo las paredes con estos ideogramas
parpadeos gritos contraespalda caballo desbocado
en tu falda salto lanza salto
……………………………………..caigo
viacrucis de luciérnagas vasos botellas velas apagándose
……………………….cristus rotos

vírgenes guardadas en anaqueles con azafrán de medianoche
olor a azufre sudor hierbabuena pasos en la otra habitación de arena
……………………….golpeo finta golpeo finta
……………………………….paredes de humo
……………………………….puertas de avena
golpea bajo golpean arriba golpeamos en el centro
………………………sombras en la caverna me llevan
……………………………….……………………….caigo
……………………………….……………………….caigo
……………………………….……………………….caigo
…………………………………….……………………….caído
mi descanso es una camilla sin descanso una camilla de niebla

no descanso los miércoles ni los sábados
tu santo es mi santo grial mirasol en el portal en el oratorio
en el altar de flores papel crepé con su mantelito de gamuza
mirame como rezo en tus rodillas me poso nuevamente en tus pechos
beso tus manos tus ventanas tus pies beso todo tu cuerpo
………………………lo beso en la noche del milagro
paseo por tu jardín de alucinaciones con riesgo me incendio
paseo pero el milagro no sucede
………………………sucedo fuego transparente interno externo
………………………no me digás que sos arrepentimiento

decíme que me querés pero no en tus secretos
en tus viajes de notas muertas en tus cadáveres
no por teléfono decíme que me querés
como en aquél pueblo donde ahora dibujo incinero manoteo
detallo una vez más tus pechos tus volteretas en la almohada del silencio
para no despertar a la niña que llevabas por dentro
………………………dormida a nuestro lado
decímelo suavemente ………………………¿tenés remordimiento?

para ser como soy palabra de mis palabras
aguacero del recuerdo pasadizo de lo venidero
fantasma de tus desvelos ………………………¿no me lo decís?

por construirme un hogar de palo en la selva de mis quimeras
un tálamo de viento en los devaneos del verso
almohadones de chocolate sábanas de menta
con tu nena en el escaparate o en la mesa del domingo
con mi desayuno a cuestas ………………………¿no me lo decís?

no me digás qué somos: ¿remordimiento?
sino qué seremos en esta avenida de ausencias
………………………palomita de mi tristeza más oblicua
………………………aguatera de mis fiestas de ceniza
qué seremos si esto somos: remordido remordimiento
abríme con tus decires para poder contarte mis insomnios
caminatas por la hierba
………………………ronda en la madrugada de tus ecos
abríme con tu abrealmas para contarte más de cerca
cómo me caigo por dentro y peleo intento rehuyo peleo
pellizcando las noches para no recibir más que miradas
………………………soliloquios de mi sangre donde me vierto
cerrame pues para no abrirte mis senderos de incienso
alumbrados apenas por tus ojos tus dedos de lucero
cerrame partera del barro poneme unos barrotes
………………………pero decíme cómo seremos
si no me decís que me querés qué soy en tu vida
¿algo más que remordimiento? ………………………¿algo más?

cerrame pues como la madrugada que gotea golpea
se planta en mi acecho por los pasillos de las serpientes
………………………cerrame / abríme - abríme / cerrame
curame con tus hierbas poné tu imagen sagrada al sol a orar por nosotros
por nuestros pecados nuestras dudas nuestras deudas
………………………abríme / cerrame - cerrame / abríme
para que navegués mis páginas retrocesos en letras negras
perfumes malogrados café que no se asienta
vení a esta hoguera de febrero vení tomá mis manos maestrita
consolame con el desconsuelo que no consuela
saboreá estas lágrimas cuchillos apagados en la distancia
apagame / encendeme / apagame / encendeme
decíme que no me querés que me querés que no
que yo soy otro ……………………………………el otro
alguien que imagina tu vuelo los martes o los jueves
tus figurillas de arcilla en la casa sin paredes
las cariátides del último pabellón que no conoceremos
el piso de candela la escalera en flor el cielo en duermevela
decíme con tus dedos de agua apagame en este incendio oceánico
apagame o encendeme o apagame con tus guerreros del viento
pero decíme si hemos sido somos seremos arrepentimiento
con tus manos tus sueños con tus cantos tus anzuelos
porque me ahogo me esfumo porque me quemo
………………………………………………………decíme

(Del libro Profesión u Oficio, Ediciones Andrómeda, 2002)


CARTA AL HIJO
de Adriano Corrales Arias ©

Sería difícil escribir esta carta sin evitar las justificaciones
digresiones de caída y vela hinchada hacia el poniente
en el fósforo del Báltico un amanecer de lluvia y lágrimas
con el rostro frente a las paredes blancas de un hospital invernadero

¿Será difícil inventariar las lunas los cruces de esquina
los caballos estivales galopando a ambos lados del transiberiano
las noches de vodka alrededor de la ausencia sin tus pasos?

Será duro el batallar de los acontecimientos
las visas los pasaportes los aeropuertos los desencuentros
las callosidades del alma la inutilidad de los abrazos

Será difícil anotar que he desvivido bebido huido
hacia los agujeros del tiempo en la marcha de las palabras

Más difícil aún revisar imágenes de un país imaginario
las bombas que caen en el Chorrillo sobre San Miguelito la luna
el desfile de gorilas amarillos desatando el istmo con su fuego homicida
sus fauces hediondas alimañas de carnicería
y vos bajo la telaraña de la cama en la habitación del miedo
asustado y sorprendido sin comprender por qué el imperialismo
los capitales la banda neoliberal los lameculos tropicales
la horda de paisanos como perfectos chacales
el paréntesis de este centro planetario atiborrado de compañías
comerciantes del reino usureros serruchadores de tus sueños
mis sueños de una sola patria matria nuestros sueños
los de tu madre con los muñecones del teatrillo callejero
por las selvas del Darién o en el Archipiélago donde las embarcaciones
llevan traen los cuentos de los fundadores elementales
los soles de la palma el brillo soberbio de las pieles
trasiegan el pasado contra el futuro en un eterno presente

Es difícil ocultarse hijo muy difícil
escribir todo esto sin que me tiemblen las manos
y un rumor de cadenas crepitaciones inexpresables
naveguen por dentro como una estampida de bisontes guerrilleros
y la mirada se nos pueble de nubes en el olvido de nuestros nombres

Harto difícil esta tarea de acercarte a mi otro yo
el de los ojos del antifaz con la suerte del andariego
en un tranvía negro que siempre retorna y retorna
con las hilachas nocturnas de los murciélagos
siemprevivo siempreamargo cautiverio de las páginas que se humedecen
como las lapidas con el rocío de los cementerios
o las bestias que huyen perseguidas por el amazónico incendio

Me es muy difícil decirte hijo decírtelo sin faltarle al recuerdo
que yo también me caigo me lluevo me abro me cierro
me ablando me tiemblo me tenso con los látigos los templos
del primer indicio la mediada caricia el último vuelo
para decirte así sencillamente hijo sin literatura
así al puro aire que todos somos viajantes y que por eso
y a pesar de todo lo que transcurre bajo el poema
a pesar de todo lo que muero te escribo y te quiero

(Del libro Profesión u Oficio, Ediciones Andrómeda, 2002)


CASI-DA A FEDERICO GARCÍA LORCA
de Adriano Corrales Arias ©

Nuestras ciudades enloquecieron con sus guadañas
el humo asfixia a los maricas los peones las pitonisas
los rascacielos los callejones la caravana de gitanos
en el éxodo de los incendios la Danza de la Muerte
con sus harapos sus cadenas su retorcerse
alrededor de este siglo que también se nos muere
por las horas graves de esta tarde en que subís vos
Federico ángel toreador de las estrellas los enjambres

Siempre vos subís por las cinco sangres de la tarde
con Antoñito el Camborio e Ignacio
con el rey de Harlem y el Viejo de las hierbas del Hudson
con una comparsa de negros en búsqueda de su Habana para verte

Subís y bajás y subís por las cinco sangres de todas las tardes
como un son de la murga en la guitarra más ancha y profunda
pletórico de romances saetas valses con tu luna de plata
tu barca amarrada al alma tu caballo anclado en el Alhambra
el puñal abierto y las cartas lanzadas a las esquinas de los amantes

Tras de vos vienen los fusiladores con sus capas de tinta y cera
y todos los que te han matado y te matan sin matarte
pero también vienen Margarita Antonio Pablo Luis Vicente
y los demás poetas con sus cantos y sus olivares de trashumante

Subís hacha de luz con todas las muertes a cuestas
encendido en el baile de máscaras con las páginas abiertas
como las flores en el instante de la primavera

Subís con nosotros en la hora ciega de los alacranes
con todo tu amor en nuestra rabia y en nuestros pesares
para iluminarnos y limpiar el óxido de los altares
la rancia costura de los maestros los empleados los generales

Subís toro torero por este cementerio de plantas y pañales
con tu fuego perpetuo de lluvia para apagar las academias
los anuncios las lámparas de la fama las camas vacías los pedestales

Subís y subís con tu alta raíz de sombras y jaguares
hasta este nombrarte nombrándome en la apuesta más lúcida
de los guernicas las plazas los bosques los labios más lunares
subís y nos subís por la garganta como una procesión fresca de animales
para regresar a la humedad de los collares en el lomo del tiempo
y arrear la bandera negra de tu Andalucía para izar la nuestra
esta funda de sortilegios en la concavidad de todas todas las sangres

(Del libro Profesión u Oficio, Ediciones Andrómeda, 2002)



ANAHÍ DUZEVICH BEZOZ

Poeta y narradora. Nació y reside en Cañada de Gómez, Provincia de Santa Fe, Argentina. Fue integrante del taller literario Cora Cané hasta el año 2007. Participó en la edición de la revista literaria “La Ciudad Distante” y en varias exposiciones de poemas ilustrados.
Sus trabajos figuran en diversas antologías del país y del extranjero. Su primer libro de poesías, Huésped del Tiempo, cuya edición que ganó como primer premio, fue presentado en la Feria del Libro 2008 en Buenos Aires. Actualmente escribe en varios blogs de literatura y forma parte de la agrupación literaria “Grupo Alternativa”.
Integrante de REMES y de diversas entidades literarias, es colaboradora voluntaria en el plan “Santa Fe Lee y Crece”. Fue también co-secretaria de la Sociedad Argentina de Artes, Letras y Ciencias (SALAC) en Cañada de Gómez.
Obtuvo numerosos premios y distinciones tanto en poesía como en narrativa, en diversos certámenes nacionales e internacionales.


VOLVER A MIRAR
de Anahí Duzevich Bezoz ©
“…al otro, ese otro que en aquel momento,
o ya para siempre, es todo nosotros.”
Marcel Proust

Es un goce aventurarse al día
y volver a mirar las cosas cotidianas
es rutinario enjabonarse el cuerpo
con los ojos entornados en la ducha
y regresar fémina vestida de sonrisa
sin sombrero
            ni traje
            ni corbata
            y apreciar el cuerpo
sin que nadie vea el alma
sin que nadie sepa

cómo el agua
asomada a mí silencio
me susurra perdones.



LUIS ÁNGEL MARÍN IBÁÑEZ

Nació en Zaragoza en 1952. Reside en Santa Cruz de la Palma (Tenerife), España. Licenciado en Filosofía y Letras por su ciudad natal, poeta de vocación tardía comienza a escribir en 1998, su primer poemario Romances del Alma, el cultural ABC lo define en estos términos “en estos versos Luis Ángel Marín se erige como el creador por antonomasia, crea y recrea, su universo poético se fragua como acontecimiento único, detiene el Tiempo en caracolas de agua”. Su segundo poemario Concierto de las horas pensativas por su originalidad y gran calidad fue presentado en el Ateneo de Madrid, invitado por el círculo cultural del mismo; en él funde la razón, el ensueño y el delirio –realismo, surrealismo y creacionismo– en un crisol que denomina Integracionismo a través de una técnica ultraísta, donde el simbolismo asimismo es un elemento fundamental. El tercer libro Los atabales del Silencio es un doble poemario, la primera parte “Del Silencio a la música” mantiene el proceso de integración con el Silencio y la música como elementos fundamentales, mientras que en el segundo “En la frontera de lo no visible”, hay una unidad en su conjunto de corte existencialista, y su expresividad es más sobria, más lacónica. El poemario El imperio del Haiku, está presidido por el simbolismo y el intelecto. Epifanía de las altas pertenencias y sonetos del hechizo incandescente es un doble poemario, donde el misticismo queda perfectamente definido. TRIVIUM es un poemario con tres conceptos de escritura y “ignos de un océano legislador, el canto más definitorio del Integracionismo. Ha sido ganador del premio de poesía “Platero” de la Organización de Naciones Unidas 2006, al libro en español, con el poemario Fragmentos de un mar que no es azul, Premio Association Internationale “La Porte des Poètes” de Paris. Premio “Camino Literario “2008” de la editorial Novelarte en Argentina. Premio Latin Hervitage Foundation de Estados Unidos. Premio del Instituto Cultural Latinoamericano de Buenos Aires. Premio Centro de Escritores Nacionales de Argentina. Integrante de varias antologías de la lengua española.


RAPSODIA DEL BLANCO SILENCIO
(en dos actos)
de Luis Ángel Marín Ibáñez

I

La intimidad se siente dilatada…………………………………………………
por la imprudencia de unos fondos
–ENNEGRECIDOS–
……………………………………………………..haciendo girar la Soledad
sobre vinos olorosos

Y los capiteles acusatorios
desdoblan sus transparencias…………………………………………………
abriendo las cañadas
………………………………………………….a los cuchillos del abismo

Las campanas han perdido……………..……....En los mayorazgos
sus anillos nupciales………….……rezuman brunos estandartes

Hay tantas fosilizaciones
que es imposible….………………………………………..
ver los blasones
…………………………………………...de aquellos limos
donde titilaba el oro
AUSCULTANTE
del sentir capitalicio

Y todo galopa………………………………………………..
hacia un tránsito
………………………………………………………..cifrado
con guirnaldas virginales
que son soporte y evidencia
DE UNAS TORRES SIN VELETA

II

En las explanadas de los relojes………………………………………
emergen migraciones………………………………………..
……………………………………….trenzando las siringas aluviales
…………………………………………de los aceites prisioneros
que jamás dejaron de penetrar
EN EL ADVIENTO
de los aceites prisioneros

Las duermevelas vuelan
de cruz ………………..……..en ………………….………cruz
en busca………………………………………
del descenso
……………………………………….capitular
como si fuesen una bandada
DE GAVIOTAS
en flor

La neblina es tan espesa
que no deja a los espejos
PREGONAR EL EVANGELIO

Y todos los orígenes………………………………………………………….
parecen inmolarse……………
……………………………..bajo un desorden
……………………………………………………………………inescrutable

Con la noche huyendo
A SU OTRA EDAD
conllevando los tributos constelados
bajo el crisol de la adivinación



MAINAK ADAK

Reside en Kotalpur (Hooghly, Bengala Occidental), India. Nació el 17 diciembre de 1984. Master en ingles por la Universidad de Burdwan, Delf B2 en francés por la Alianza Francesa y Delf B1 en español.
Se desempeña como profesor de español y francés, y traductor e intérprete en Calcuta. También colabora en revistas literarias de esa ciudad como “Kabita Pakshik”, “Tathyakendra” y “Kabita Simanta”.
Ha participado en el concurso de traducción de poemas del bengalí al inglés de la Sahitya Akademi (2008), en el de poemas en francés de la Alianza Francesa de Calcuta (2008) y en el “Pluma de oro” (2009). Ha recibido dos veces el Premio de Escritores Jóvenes (2010 y 2011).


CELESTE
de Mainak Adak ©

Todos mis afectos se colman y se caen del muro
de palabras.
Vuelan las hojas de sueños rotos en mi sendero.
La palabra se encuentra cual amada silenciosa,
El amor guarda la vida última.
Se extiende la amistad, mi afecto
se escapa del mediodía.
Juega con la luna. No olvida las estrellas.
Puedo sentir el avance con las pías palmas.
No necesita más ayuda mía.
No iré a ninguna parte para evitar
la fanfarria por la victoria de guerra.
Los afectos me guardan con todos sus cariños.
El sonido de la explosión no puede tocar mi pecho.
Toca la música del amanecer por la medianoche.
El cielo está lleno de rayos soleados.
¿Hay alguien que no puede alejarse en la sala,
en imaginación con este afecto?

Antes de extinguirme,
me hago celeste por el amor arenoso.


LARGO POEMA
de Mainak Adak ©

Para escribir un largo poema
me siento con pluma, tinta y papel vacío.
El pájaro perdido se queda en la oscura ventana.
Al lado, por la autopista va un camión,
gime como un enfermo sufriente.
Pienso por donde empezaré: por la relatividad de la luna
o por el templo de mamá.
A la respuesta de coloridas llamadas,
veo que del Paraíso se vienen a mi lado
mi abuelo, abuela, mis padres, tías, primos y
Paloma…
Ellos despliegan palmas de flores sobre mi pluma.
Paloma pone la canción bohemia del mar en el papel
Se moja mi pluma como por encanto
No puedo escribir en el papel…

Como la erupción de Vulcano se duerme.
Mi largo poema ha vuelto al sueño después del titubeo.


CARNAVAL EN DESARROLLO
de Mainak Adak ©

Nadie escucha tu voz,
excepto esta oscuridad.
Yo que soy parecido a ti en este compromiso.
Tú que te has hundido, pintas las alas negras
del pájaro dorado:
¡Como hace el tiempo loco en silencio!
¿Hasta qué distancia mantienes tu silencio así?
Como eres creativa,
el carnaval comenzará en cualquier momento
en tu horizonte.
Eres tan grande como un bosque de pinos.

¿Como puedes evitar el desarrollo del amor?
¿De qué manera?


TERRAZA
de Mainak Adak ©

La muerte fragrante juega con ladrillos y muebles rotos
en el escenario.
Y la rápida civilización toca el mediodía
pero se duele por él.
Susurran el monólogo, el epílogo y las bromas de los personajes.
El cuervo se sienta en los cables de alta tensión.
Y el pájaro prohibido grita debajo de la casa destruida.
La canción se acaba.
El drama acaba por esta noche.
Te he esperado. Después del viaje, he vuelto
de las páginas de la Historia.
El pasado, el presente y el futuro se han reunido
a la respuesta de mi llamada.

Solo no te levantes de la oscuridad, del descanso profundo.
Ni siquiera has venido a la terraza de mi poema.


¿TE HAS ALEJADO TAN LEJANO?
de Mainak Adak ©

La sabiduría del verde afecto se acuesta
debajo de la vieja duda amarilla.
Para hacerle levantar, ya dejo la vida alegre
y vengo a la barca con el bastón bello y fuerte.
Al amor, quiero ser despierto,
cual me dedico al mar profundo del poema.
Te he enviado la llamada tormentosa
para quererte por completo después de salvarte
tan desordenadamente.

¿Pero cómo es este amor tuyo
que te has alejado tan lejos después de llamarme a tu corazón?



ANDRÉS FORNELLS FAYOS

Español con vocación de trotamundos. Profesor de idiomas, intérprete, guía turístico, restaurador, etc. Le han publicado relatos cortos en Estados Unidos y en España, y ha obtenido varios galardones en esta especialidad.
Algunas de sus novelas son: Los placeres de la hija del embajador (ganadora del II Premio Incontinentes 2011), La muerte tenía figura de mujer hermosa, Jazmín significa amor voluptuoso, El seductor y la rica heredera (finalista del premio de novela Ciudad de Almería 2009), El pueblo de los milagros (finalista del premio internacional de novela Territorio de la Mancha 2006), Miami” y también Never love a foreigner. Ha aparecido en diversas antologías de narrativa: “Sexto Continente”, “Antología del Relato Negro I, II, III, IV”, “Yo también escuchaba el parte de RNE”, “Las estratagemas del amor”, “El sabor de tu piel”, “El hombre que se ríe de todo”, “Eros de Europa y América”, “Hiroshima, Truman”, “Microantología del microrrelato I, II y III”, “París”, “Viena” y “Demasiado viejo para el rock and roll”. Interviene en Radio Televisión Marbella en el programa “La vida es bella”, con Noticias Insólitas.


JODER, LOS HIJOS
de Andrés Fornells Fallos ©

De buen seguro no soy el único padre que se ve sorprendido por las inesperadas reacciones de un hijo. Tino, uno de mis hijos, me trae de cabeza. Habla poco y piensa mucho, algo que recuerdo si es que recuerdo bien molestaba sobremanera al muy vituperado Nerón, por poner un ejemplo antiguo, que éste sin duda lo es.
Viendo fotografías mías, un día Tino descubrió que yo estaba, en mis tiempos universitarios, con una guitarra entre mis manos. Mirándome como si lo considerara imposible, me preguntó:
Papá, ¿tú de joven tocabas la guitarra?
Sí, y no lo hacía mal del todo. Formaba parte de una tuna y salíamos de ronda.
–¿Y por qué no tocas más la guitarra? me dedicó una mueca que significaba ofensiva incredulidad.
Tuve que dejarlo. Dejarlo porque me llegó la hora de empezar a trabajar, y no pude dedicarle más tiempo. Porque empecé a salir con tu madre y no pude dedicarle más tiempo. Porque viniste al mundo tú y tus hermanos y no pude dedicarle más tiempo.
Hmmmm gruñido que encontré también ofensivo.
Algún día tú tendrás obligaciones y sabrás lo que es eso mosqueado.
Yo nunca tendré obligaciones me aseguró contundente.
Dichoso de ti.
Tocar la guitarra, vaya forma tonta de perder el tiempo. Me voy a jugar con la Play-Station dijo dejándome enojado y caviloso.
Tres días más tarde, para desconcertarme, algo que consigue con bastante asiduidad, Tino esperó a que yo regresara de mi trabajo para, en cuanto entré en el salón soltarme con los brazos en jarra, gesto que siempre encuentro irrespetuoso y descarado:
Papá, yo quiero aprender a tocar la guitarra.
–¿Por qué? Creí haberte escuchado decir antes que era una forma tonta de perder el tiempo.
–¿Eso dije?
Literalmente.
Bueno, puede como si yo no dijera verdad y para eludir un enfrentamiento entre ambos me llevara la corriente. Si es como dices he cambiado de idea. Todos somos libres de cambiar de idea, ¿o no? desafiante.
Claro, claro hay que procurar no traumatizar a los hijos, aconsejan algunos psicólogos. Pero escucha eso significa tener que comprarte una guitarra, buscarte un profesor y no estamos para gastos. Por si en la tele sólo escuchas lo que te interesa, estamos viviendo una crisis insoportable, ruinosa, criminal…
Joder
Habla bien, niño; que no cuesta dinero le reprendí.
Bueno, me he enterado que hay unos cursillos que organiza el ayuntamiento en los que te enseñan a tocar la guitarra sin que cueste un pu ejem céntimo. En mi clase hay dos compañeros que van a empezar la semana que viene. Sólo hace falta que me inscribas y me compres una guitarra.
Vale, lo consultaré con mamá agobiado pensando en otro gasto imposible de asumir.
Tino debió comerle el coco a mi esposa, juzgué por lo rápido que se puso de parte de él.
Es una buenísima idea la de nuestro hijo. Ya que no quiere hacer deporte, esto de la música lo entretendrá y mantendrá lejos de la maldita droga, que tanta ruina lleva a muchos hogares.
Total, que dos días más tarde me llevé a Tino a una tienda donde vendían instrumentos de música y le compré la guitarra, no la que quería yo que era barata, sino la que quiso él que era mucho más cara, y que me argumentó con respecto a la diferencia de precio:
Papá, no se puede hacer buena música con un instrumento malo, y eso tú debes saberlo bien.
El tendero, pensando en su negocio, le dio la razón y habló de grandes virtuosos que usaban instrumentos como el Stradivarius que costaban hasta dos millones de euros. Casi me dio un sincope cuando escuché esto, y di gracias al cielo de que mi hijo se hubiera decantado por la guitarra y no por el violín. Ah, la funda del instrumento también me costó un pico porque tuvo que ser de calidad.
Tino empezó las clases y a la séptima me dijo que no seguía. El profesor era un gilipollas, que parecía estar emporrado todo el tiempo, no sabía enseñar y le había hecho aborrecer la música. Una pena porque él había comenzado con una ilusión enorme.
Me enfadé. ¡Vaya si me enfadé! Tenía subiéndome por la garganta un alud de airados tacos, que taponé al sentir sobre mí la severa mirada de mi consorte que siempre me acusa de perder la calma con patética celeridad.
O sea que, por un capricho tuyo hemos gastado un dinero inútil, inútil, inútil. Grrrrrrr ¿Me quieres decir qué hacemos ahora con la guitarra?
Un compa del cole está dispuesto a cambiármela por un juego de Los Warriors del Infierno. Un juego que es muy guay y que lo tiene prácticamente nuevo. Como será de nuevo que él todavía no se lo ha pasado.
La guitarra la vamos a guardar, por si más adelante recobras el gusto por la música mi mujer pretendiendo atemperar la situación.
Tino hizo un gesto claramente desdeñoso con las manos alzadas, moviendo los dedos hacia abajo, y murmuró entre dientes.
Lo que queráis. Los padres mandáis siempre y mucho.
–¡Marido! me avisó mi mujer notando que yo era ya como una bomba con la espoleta a punto de saltar por los aires.
Al día siguiente con el enfado asimilado, y la resignación y la paciencia recuperados, mi mujer me dijo que me llevara a este hijo músico frustrado a comprarle unas zapatillas de tenis.
Las tiene agujereadas y no puede ir por el mundo de ese modo. La gente no lo criticará a él, sino a nosotros. Sus amigos del cole empiezan a mofarse de él, con lo traumatizante que eso es, a su edad.
Si no estuviera continuamente restregando la punta del calzado por el suelo, vició que no hay forma de quitarle, las zapatillas estarían nuevas. Ni dos meses le han durado, cuando a mí los zapatos me duran años.
Mi mujer que cuando dos miembros de nuestra familia tienen diferencias se decanta siempre del mismo lado, comentó vitriólica:
Tu también has sido niño y no creo que fueses tan perfecto. ¿Me equivoco?
Solté un bufido, que era la mejor manera de no expresar lo que me bullía dentro porque las discusiones con mi mujer me alteran el ritmo del corazón y, encima cuando estoy necesitado de cariño, en venganza, ella me dice que le duele la cabeza. O sea que los que nacemos perdedores, perdemos siempre.
Como pretendía renegociar la hipoteca del piso, decidí pasarme por el banco antes de ir a la zapatería y de paso, que mi hijo tuviera una experiencia cercana de las duras y crudas realidades de la vida.
Cuando nos tocó, entramos en el despacho del director del banco, que viste y se repeina al estilo hollywoodense. Sonrisa por su parte más falsa que la monda de plata que me vendieron una vez en el Rastro.
Que chico tan guapo tienes. Y tiene cara de ser muy, muy inteligente.
Antes de poder yo decir nada, mi hijo se adelantó y señalando un cenicero de cristal que estaba lleno de caramelos, le preguntó al manager:
–¿Los caramelos son para los clientes?
Sí, claro. ¿Quieres uno?
Quiero cinco. Tengo cuatro hermanos mintió.
Eso está bien, pensar en la familia frase más falsa aun que su sonrisa.
Mi hijo, que en la única asignatura que destaca es en matemáticas cogió diez caramelos y se los metió, con velocidad de prestidigitador, dentro del bolsillo.
A continuación el director del banco y yo hablamos del crédito. Le pedí si yo podía retrasarme un poco en el pago mensual y arreglaríamos la diferencia en las navidades cuando mi esposa y yo conseguiríamos la paga doble. Sin dejar de sonreír el dirigente de banca me dijo que sus superiores le tenían amenazado con echarlo si concedía retrasos en los pagos.
La cosa está muy mal. Hoy tiene una persona empleo, y mañana puede estar parado. No existe seguridad para nadie. No puedes hacerte una idea de la cantidad de inmuebles que nos vemos obligados a embargar porque sus propietarios no pagaron el crédito que de muy buena fe el banco les concedió.
Sólo le faltó decir: “Paga religiosamente o tú serás otro de ellos, mal cumplidor”.
Salimos a la calle, yo con un disgusto monumental y mi hijo con ocho caramelos baratuchos. Él que había permanecido callado todo el tiempo, espero a que nos sentáramos en el coche para meterse un caramelo en la boca y clocándolo de forma que no le estorbase para hablar dijo en tono condenatorio:
Papá, ese tío con el que has estado hablando es un cerdo capitalista. No deberías tener tratos con él.
Encontré tanta comicidad en esta aseveración dicha con increíble seriedad que, aunque lo que me estaba sucediendo era para echarse a llorar, me eché a reír. Y viéndome reír mi hijo me imito. ¿Y sabéis algo sorprendente, de lo que me di cuenta justo en aquel momento? Que durante los dos últimos años era la primera vez en que mi jodido hijo Tino y yo nos reímos juntos. Y ya me partí el culo como suelen decir los modernos mal educados, cuando él, recobrado el resuello añadió:
Yo nunca le pediré un crédito a un cerdo capitalista.
Que Dios te oiga dije recuperando repentinamente una religiosidad que yo llevaba mucho, mucho tiempo perdida.



NOELIA NATALIA BARCHUK

Nacida un caluroso 19 de enero, en Resistencia “Ciudad de las Esculturas” (Chaco), Argentina, cursa la carrera de Contador Público en la Universidad Nacional del Nordeste. Se desempeña como administrativa del sector de control impositivo en una empresa privada.
Fue distinguida con una Mención de Honor Especial por su poema Descorazonado en el Certamen Literario Provincial “Alfredo Veiravé” 2004. Integra el citado poema la Antología de poemas y cuentos de la edición de ese año.
Escribe poemas, entre ellos T.Q.M, Peregrina, El Hombre Invisible, y también cuentos y relatos cortos, como Los Domingos, La primera Cena, que pueden leerse en la página http://ww.mascultura.com/.
Entre sus libros preferidos, destaca las novelas “El nombre de la rosa” de Umberto Eco; “El Perfume” de Patrick Suskind; “Las sandalias del Pescador” de Morris West. En poesía, sus autores predilectos son Jorge L. Borges, Julia Priluztky Farny y Mario Benedetti. Lectora de sus contemporáneos, refiere a “Wakolda” de Lucía Puenzo, y “Kryptonita”, “Bolonqui” de Leonardo Oyola.
Actualmente, trabaja en la publicación de su primer libro de cuento


AMOR IMPAR
de Noelia Barchuk ©

¡Qué ingrato! Pensó o dijo.
Por las dudas llevó las manos a la boca tapándosela. Poco faltaba para que aflojase el llanto que venía acumulando prolijamente desde que sus sospechas fueron tomando forma.
Ahí estaba, muy divertido con Marita tomándose unos mates. Marita, de ahora en adelante, llámese “la nueva”.
Ella no importa. Lo importante era él. Recordó cuántas veces a media tarde le tendía un amargo y él nunca aceptó. Con la excusa de la acidez gástrica tomaba un tecito.
¡Qué desgraciado! Volvía a pensar o a exclamar. Recordó cuánto había hecho por él. Desde sabotear los currículum vitae recibidos (para que el suyo apareciera como la mejor opción), pasando por interceder ante el jefe a su favor, hasta capacitarlo estricta pero amigablemente en lo concerniente a las funciones que desarrollaría dentro de la empresa.
Eso laboralmente hablando, ya que fuera de ese ámbito, también expuso su buena predisposición en ayudarlo. Al comienzo, no tenía ese buen estado físico de ahora, año y medio después.
Su figura de entonces se reducía a un flacucho estudiante que se presentaba de jeans, zapatos baratos y alternando en la semana, sus dos únicas camisas presentables, ambas de color celeste, ¡parecía colectivero!
Sonrió, se acordó que su madre entallaba sus camisas… y lo invitaban a almorzar de cuando en cuando para que saliese de la dieta escuálida de la pensión. Por algo en ese tiempo ninguna nueva se le arrimaba. No como ahora que estaba convirtiéndose en un perfecto dandy.
¡Ah! ¿Registrará su memoria que buena parte de todo eso me lo debe a mi? Se preguntaba, se contestaba simultáneamente. Tal vez lo sepa, aunque nunca dé las gracias y siga evadiéndome, apartándome de su mundo. Empezaba a rodar por su mente, como un film, escenas de la vida real: cuando le recomendó qué lugares frecuentar para cenar, qué vino solicitar, y sobre todo, algo que le estrujaba el alma, qué flores elegir según la destinataria de tremendo obsequio. Moría por estar en ese puesto.
En ese momento, pasó la nueva por su lado. Para rematar, le hizo la antipática observación que le hallaba unos kilitos de más. El silencio fue la digna respuesta, aunque por dentro estallara la guerra atómica de celos; le hubiera encantado contestar improperios de la naturaleza “qué opinás cara de caballo” o “mejor callate, trasero fofo”. Absolutamente fuera de lugar, pero más fuera de moda; en las oficinas los insultos son actualmente de otro calibre.
Volvió a dirigir sus verdes ojos al objeto de su deseo y desvelo.
Intentó intercambiar algunas frases sobre el tiempo, sobre cuándo cobrarían el sueldo, pavadas, no iba a preguntarle qué pensaba sobre el Protocolo de Kioto o por el derrumbe de los mercados bursátiles; pero fuera cualquier cosa que le dijese, sólo la nueva, la nueva y sus bonitas piernas, la nueva y su blusa de gracioso escote, la nueva esto, la nueva aquello, la nueva ¡ufa!
Todo era la nueva lo que su boca repetía. Boca que en cuántas oportunidades soñó que besaba la suya.
En ese momento no pudo tolerar más. Lo dejó hablando solo. Se dirigió a su escritorio. Tomó su saco y las llaves. Ni siquiera apagó la PC, faltaba una hora para la salida, pero qué importaba.
Le pesaba de sobremanera aceptar y afrontar que Alejandro nunca se fijaría en él.


FUERA DE PLANES
de Noelia Barchuk ©

Sin saber cómo, cuándo o dónde, comenzó a extrañarla.
Raramente, entendió muy a pesar suyo, le hacía falta.
¡Casi no podía creerlo! Una sensación de nostalgia iba adentrándose en su ser, sin pedir permiso, como aquel maravilloso aroma de cacao, inundando la cocina de la abuela, preludio de agasajos o cumpleaños.
Esto, claro nada tenía de maravilla, era más bien, una pesadilla.
Pensar que había llegado a aborrecerla, por no decir a odiarla.
Le envidiaba la dicha de su suerte… Y ahora, que había alcanzado a arrebatarle esa misma suerte, los días monótona y lentamente iban desgranándose en desdicha.
Sacudió la cabeza para espantar los pensamientos nefastos. Pudo a medias.
Repicaban como incesantes campanas el puñadito de rabia que le echó en la cara al decirle “realmente me hacés un gran favor ¡pobre infeliz!”
En aquel momento las interpretó como cualquiera lo hubiera hecho, todo se resumía en la palabra despecho.
Ahora, ahora comprendía que todo funcionaba mejor con ella. Las frases de amor se habían hecho humo.
Las quiso recuperar al extender el mantel de plástico sobre la mesa. Lo miró sin reconocerlo. Absorto ante la tele no la oyó llamándolo a comer. Le sobraban por los cuatro lados el mal humor, la desidia, el desinterés y el celular, que nunca dejaba de sonar.
Deseó tanto embalarlo en encomienda y devolvérselo a su ex mujer.
O mejor, a su madre.


A SANGRE FRÍA
de Noelia Barchuk ©

Aún frescas las huellas del ayer
enceguecen con sus luces artificiales.
Intento apagarlas una a una
pero crece mi vacío en la negrura.
Tu partida sin despedida
Acrentó el dolor
los adioses no pronunciados
dejan dudas envueltas en rencor.
Corro el riesgo de quedarme sola
por el resto de la eternidad
si no te olvido en un suspiro de tiempo
deteniendo tu recuerdo que me devora,
caigo una vez más en el abismo
absurdo y cotidiano
de la espera sin tu encuentro,
sufriendo por tu desamor infinito.
Debo derribar mi obtusa fidelidad
rebelarme contra mi misma
para fusilar a sangre fría
el último recodo de amor por vos.


TU AUSENCIA
de Noelia Barchuk ©

Tu Ausencia me acompaña
donde quiera que vaya,
se burla con malicia y ternura
de mi arrepentimiento tardío.
Tu Ausencia se refleja
en el espejo de la soledad,
devolviendo la imagen
de los ojos que no me ven.
Tu Ausencia nada en silencio
a la hora del crepúsculo,
siempre llega a la orilla
antes que asome la luna.
Tu Ausencia deja espacios
en grises y en blancos
que mi libertad duda
con quién colorearlos.
Tu Ausencia comienza a mirarme
con repentino asombro:
Su Presencia poco a poco
le va quitando el aire.



MERCEDES DAZA GARCÍA

(Granada, España, 1981). Licenciada en Derecho, escritora y artista plástica. Autora de la novela Llueve (Editorial Comala). En el año 2013 saldrá a la luz Cuentos de cama y de despedida, libro que recogerá una selección de sus relatos premiados.
Fue en 2008 cuando sintió la necesidad de hacer un hueco a sus pinturas, consiguiendo en estos cuatro años más de veinte menciones especiales en concursos literarios de carácter nacional e internacional en lengua castellana. Algunos de sus textos han sido traducidos al inglés e italiano.
Destacada también en el mundo de las artes plásticas, su obra ha sido expuesta en prestigiosos museos, centros culturales y galerías de arte de gran parte de Europa y América. Fue seleccionada por los reconocidos pintores Ignacio Hábrika y Francisco Arroyo Ceballos como una de los mejores pintores noveles de España.
Gracias a su trayectoria, Mercedes Daza ha aparecido en los últimos años en diversos medios: televisión, prensa, radio, libros y antologías.


SOÑANDO A OSCURAS
de Mercedes Daza García ©

¿Recuerdas mi estúpida obsesión por soñar? Llegaste a insinuar que acabaría convirtiéndose en mi mayor enfermedad. Sin que sirva de precedente debo darte, en parte, la razón. A medida que interiorices el sentido de estas líneas comprenderás que sigo siendo la misma y que aún te amo por encima de cualquier fuerza sobrehumana. Aunque me he visto forzada a controlar la situación, a manejar mis mayores temores a mi modo. No te estoy pidiendo permiso ni comprensión. Nunca lo haría. Como siempre mi egoísmo me ha llevado primero a pensar en mí, pero sí al menos una aprobación.
Hace horas, días, meses… que no nos vemos. No se trata de materializar el tiempo sino de asumir que la espera se hace eterna. Entendí que mientras regresabas, mientras volvías a mis brazos, sería mucho más romántico e idílico reinventarte a mi manera. Eres consciente de que nunca he soportado tú carácter efervescente, tu prepotencia ni aquellos besos que me vuelven loca. ¿Por qué no pensar que sí, que estás conmigo, que somos felices, que me aceptas y que me quieres casi tanto como yo a ti? Quizás sea una osadía por mi parte, delirios que me permiten ser feliz, sobrevivir. Pero es duro admitir que ya no estés a mi lado.
Decidí que de un modo u otro me acompañarías en todas mis actividades. El primer paso fue apuntarnos a clases de yoga, sí, a yoga. Pensé que para reinventarte sería mucho más sencillo comenzar en algún lugar, de los pocos que quedan, en los que no tuviésemos que darnos explicaciones ni hablar. Sólo observamos y respiramos. Respiramos profundamente. A veces me estremezco cuando siento tu aliento en mi espalda.
Ayer, sin ir más lejos, acordamos ir al cine. Por supuesto, elegí yo la película. Ésta vez no tuviste fuerzas para discutir. Compré dos enormes cubos de palomitas y un litro de coca-cola con dos pajitas. Cuando llegué me indigné muchísimo. Nada más sentarme, una chica empezó a gritarme como una histérica para que quitara todas nuestras pertenencias de su supuesto asiento. Yo perdí los nervios por completo. Le dije que si es que no te veía, que mi novio estaba sentado en su sitio porque habíamos comprado las entradas o si acaso me veía tan caprichosa para ir ocupando asientos a mi antojo. Sin ningún tipo de remordimiento, el acomodador me invitó, bueno, nos invitó a abandonar la sala. Me sorprendió tu actitud cobarde. En otro tiempo me hubieses defendido.
Cocino para dos, preparo la mesa con el doble de tenedores, platos… Pero últimamente no comes nada, no pruebas bocado. No me extraña que conserves también la línea. Sólo te molestas en escuchar atentamente el telediario y mis pequeñas anécdotas, sin reproche alguno. En ocasiones resulta tan aburrido…
Los viernes por la noche nos encerramos en aquel pequeño bar escondido de la ciudad con tanto encanto. Hablamos de música sin parar, debatimos sobre el individualismo, política, mientras nos aferramos a nuestros gin-tonics y a la desoladora realidad. Como un peso en mi espalda noto cómo la gente nos observa y habla en voz baja sobre nosotros. En ese momento es cuando me doy cuenta de que formamos una pareja preciosa y que se mueren de envidia.
De vez en cuando tengo pequeños brotes de realismo. Los odio, los odio con toda mi alma. Me hacen sufrir. Me recuerdan que estoy sola. Es cuando agarro tu móvil, el que dejaste olvidado en la mesilla de noche y me escribo hermosos y poéticos mensajes de amor. Cuando mi móvil suena y veo reflejado tu nombre en la pantalla, tiemblo. Y apenas sin fuerzas, caigo rendida al suelo, apoyada en la pared que aguarda mis pesares, mis frustraciones. En esos momentos lloro enredada a mis piernas, con la leve esperanza de que cruces la puerta, te sientes conmigo y me abraces muy fuerte mientras me dices lo mucho que me necesitas, tanto como yo a ti.
Me ofreces tu mano con delicadeza y te acompaño a la cama, para dormir ladeada para que sientas que tu hueco aún sigue vivo.
Debes entender que nadie me pidió permiso para despedirme de ti. Que me sentí obligada a besarte por última vez tras aquel frío cristal. No te estoy pidiendo permiso. Sólo quiero que comprendas que cuando nos conocimos me propuse amarte hasta el fin de mis días, me acompañes o no en esta dura travesía. Y fiel, cumplo mi misión.



MARCOS RODRIGO RAMOS

Nació en Morón (Provincia de Buenos Aires) en 1969. Es docente de escuela primaria y profesor en Lengua y Literatura. Fundó la revista “Letras Rojas de Moreno” de la que fue director. Colaboró con cuentos, poesías y ensayos en las revistas “Mapuche”, “Redes de papel”, “Las letras”, “Polígono de cuentistas y poetas”, “Oestiario”, “Palabras más”, “Amaru”, “La avispa”, “Castelar nuestro lugar”, diario “La Ciudad” y diferentes publicaciones en Internet. En 2011 obtuvo el primer premio del concurso “Palabra de Maestro” organizado por la DGCyE de Buenos Aires, consistente en la publicación de cuentos de docentes de la provincia. Logró el segundo premio en el concurso Redes de Papel (2005), una tercera mención en el Concurso Revista Crepúsculo (2010), una mención en el Concurso Literario Municipalidad de Avellaneda (2010) y el primer premio en el I Concurso Literario de la revista “Castelar nuestro lugar” (2011). Es músico y se desempeña como bajista de la banda Morel. Actualmente está realizando la Licenciatura en Letras.


EL CAMPANARIO
de Marcos Rodrigo Ramos ©
           
Sonaron doce campanadas desde el fondo del valle donde estaba la iglesia abandonada. Fray Marcos convocó a una reunión general en la Plaza Mayor, las familias mandaron a sus representantes. Ante la mirada inquisidora del religioso todos respondieron que nadie de los clanes había ido al lugar. Sabían que estaba prohibido el ingreso de cualquiera luego del asesinato de Fray Bartolomé hacía no más de dos semanas. Su cuerpo había sido hallado decapitado frente al altar. Nadie tenía idea de los motivos del crimen ni de quiénes podrían ser los asesinos, tampoco habían podido hallar la cabeza.
Sospechaban de unos gitanos que por ese entonces se había instalado en el valle. El fraile había convencido a todos para que los echaran al descubrir extrañas ceremonias que hacían por las noches: sacrificaban animales y realizaban cánticos en lenguas incomprensibles invocando a dioses paganos. Bastó que dijera: “¡Están llamando al diablo!” para que toda la turba enceguecida de Villa Carmen los sacara a punta de lanza.
Los jóvenes, mucho menos prejuiciosos, creían que había sido atacado por algún tipo de bestia salvaje (como un oso) que le podría haber arrancado la cabeza con sus poderosas garras. Esta teoría no tenía sustento por el hecho de haberse encontrado en la iglesia todas las puertas y ventanas cerradas con sus correspondientes cerrojos; la posición del mobiliario no mostraba señal de desorden o pelea, no se encontró ninguna pisada animal o humana.
Mandaron una comisión dirigida por Don Francisco Aliaga a inspeccionar la iglesia para averiguar quién era el intruso que estaba en el campanario, todos fueron a caballo.
Las lavanderas que estaban a orillas del río fueron las primeras en verlos regresar. Venían caminando con los ojos en blanco y la boca abierta. No había señales de los animales que habían llevado. A pesar de los intentos de las mujeres por detenerlos avanzaban en dirección al río. Cuando llegaron hasta la ribera siguieron en línea recta por el agua hasta que la misma cubrió sus cabezas. A los pocos minutos comenzaron a emerger sus cuerpos sin vida.
Trajeron los cadáveres hasta la costa, todos mantenían la misma expresión que tenían antes de ahogarse, los ojos en blanco y la boca abierta.
Luego de dárseles cristiana sepultura se organizó una nueva comisión encabezada por fray Marcos a la iglesia. Esta vez se convocó a todos los varones adultos que fueron armados con azadones y guadañas. Sólo quedaron las mujeres y los niños.
A medida que avanzaban comenzaron a escucharse de nuevo las campanadas provenientes de la profunda espesura del valle. Sonaban con fuerza, desafiantes. Fray Marcos comprendía que el desafío era para él. Lo que estaba allí se burlaba de Dios y él era el encargado de poner las cosas en su lugar.  Aunque iba delante era el que más temor tenía pues, aunque no lo había dicho a nadie, intuía que lo que estaba allá adentro no era humano.
El sonido de las campanadas era cada vez más ensordecedor. A medida que se iban acercando a la iglesia varios parroquianos comenzaron a notar que en esa zona los árboles se hallaban todos resecos y sin hojas, lo que se contradecía con la vegetación exuberante que habían visto antes por el camino. Una densa niebla parecía brotar del suelo. Ninguno de los corazones de los parroquianos latía con tranquilidad. Cada seis pasos fray Marcos besaba la gran cruz de madera con la que encabezaba la procesión.
Ya de noche llegaron a la iglesia. Luego de pedir silencio el fraile gritó con fuerza:
–Ordeno a aquel que ha osado no respetar la morada de nuestro altísimo señor que deje de hacer sonar las campanas y abandone ese recinto sagrado de inmediato.
Las campanadas cesaron. Fray Marcos sabía que con ese silencio la batalla no había terminado, sino que recién empezaba; era el único que todavía no había encendido su antorcha; dio cinco pasos al frente de la muchedumbre que comenzaba a murmurar.
–¡Estamos esperando que salga!– gritó.
Nadie salía. Todos empezaban a impacientarse. Una voz desde el fondo exclamó:
–¡Maldito hereje! ¡Ya te has burlado demasiado de nosotros! ¡Prepárate a morir!
Cuando la turba comenzó a avanzar un objeto redondo fue arrojado desde el campanario y cayó a sus pies. Al levantarlo horrorizados descubrieron que se trataba de la cabeza del difunto Fray Bartolomé.
Por más que quiso el padre Marcos ya no pudo detenerlos. Aunque era un acto de barbarie lo que presenciaban sus ojos, en su fuero íntimo estaba de acuerdo con lo que iban a hacer. Las piedras comenzaron a llover sobre las paredes y las ventanas de la vieja iglesia. Prendieron fuego alrededor del edificio e incluso arrojaron antorchas dentro de él. La muchedumbre victoriosa clavaba su mirada en la puerta del frente de la iglesia esperando que saliera aquel ser que, sin que lo hubieran visto, se había ganado el odio de todos. Fray Marcos temía, pues intuía que lo que iba a salir no tendría la apariencia que todos esperaban. Aferrado a su cruz con desesperación le pedía a Dios que se apiadara de todas sus almas. Entonces la puerta se abrió.
A la mañana del día siguiente el cielo se hallaba cubierto de negros nubarrones que preludiaban una tormenta que no tardó en llegar. Las mujeres de Villa Carmen vieron acercarse al pueblo una columna de antorchas. Felices y a la vez intrigadas por saber lo que había ocurrido en el valle salieron corriendo con sus hijos en andas para recibir a los varones. A medida que se acercaban pudieron reconocer al que iba delante de ellos por la toga y la cruz que llevaba entre los brazos. Triste fue su sorpresa al descubrir que todos, incluso Fray Marcos, las ignoraban por completo y, sin detenerse ni contestarles, continuaban caminando, con los ojos en blanco y la boca abierta, en dirección al río. Junto al llanto y los gritos de desesperación de las mujeres se mezclaron las infernales campanadas provenientes del corazón del valle.



JOSEP ESTEVE RICO SOGORB

(Elche, Alicante, España, 1965). Blogger, periodista, escritor, historiador, cronista, poeta y ensayista. Diplomado en Lengua Valenciana por el Centro de Formación de Postgrado de la Universidad Politécnica de Valencia y en Organizaciones Políticas por la Fundació Tarrès - Universidad R. Llull, de Barcelona.
Entre los reconocimientos cabe destacar: 1er. Premio a la Mejor Obra Poética en Lengua Valenciana “Cardona Vives 2005” (Castellón, junio 2005), 1er. Premio “Historia de Elche 2000” con su ensayo en valenciano “Hondo, riego y otras aguas” y el “2do. Premio del Concurso de Editorial Atlantis (Madrid, 2005), entre otros.
Autor de diversos libros de ensayo, investigación histórica y poesía, numerosos artículos en la prensa impresa y digital llevan su firma. Ha publicado una antología poética autobiográfica en valenciano Retales para un collage inacabado (Valencia, 2005, EVP Romeu). Incluido en varias antologías poéticas de habla hispana en América y en España, también le han publicado poemas en numerosas revistas impresas y digitales de ambos continentes. Este año 2012 salió a la luz un nuevo poemario Esencias (Ediciones Gom, Valencia).
Es cónsul de la ONG mundial literaria Movimiento Poetas del Mundo en su comarca natal (Baix Vinalopó), miembro de la Asociación de Escritores en Lengua Valenciana (AELLVA), de la asociación cultural y tertulia literaria “El Picudo Blanco” de Elche, del consejo de redacción de la revista del mismo nombre y del “Grupo Poético Abril 2005” de Elche.
Conferenciante, ponente en congresos de filologías y tertuliano radiofónico; ha recitado poemas en diversos encuentros de escritores, maratones poéticas y recitales literarios. Jurado en varios certámenes y concursos. Traductor y recitador al valenciano del poemario Se lo dije a la noche del poeta García Hoyuelos, editado  en 2011 en todas las lenguas, dialectos y subdialectos peninsulares.



BÉSAME DESPIERTA
de Josep Esteve Rico Sogorb ©

Duermes. Pero no, dormida mejor no te beso.
Tú me has dado el alma con los ojos abiertos.
Tú me has dado tu cuerpo. Y lo tengo.

No, dormida no pareces tú... No, no, mejor no te beso.
“Infiel” sería si te besara dormida.

No, no, durmiendo no te beso, mejor sino despierta.

Prefiero besarte cuando despiertes,
para concedernos mutuamente cuerpos y almas.

No, dormida no te beso.
Te beso y te besaré siempre despierta.

Bésame cuando despiertes...


EN LA NOCHE, PIENSO EN TI
de Josep Esteve Rico Sogorb ©

En la distancia de la noche no hay olvido sino anhelo.
El recuerdo de mis lágrimas de amor
humedece tu corazón y enerva tu ánimo
templando tu alma con sentimiento.

En la soledad nocturna te aseguro, amor mío,
que te llevo muy dentro, y tanto te siento,
que te amo con locura.

En el silencio de las madrugadas, oigo latir intensamente tu querer
en mi pobre corazón enamorado.

Te llevo muy dentro.
En la soledad de la noche…


SOY UN SER QUE...
de Josep Esteve Rico Sogorb ©

Soy un ser infestado de defectos, lleno de imperfecciones,
colmado de errores, repleto de fallos.

Soy un ser que te ama, que te adora y anhela en cuerpo y alma,
aunque esos fallos enturbiaran algunas veces la convivencia.

Soy un ser que te quiere, que te desea desde el primer día a pesar de las dificultades,
que te estima igual que en los primeros momentos como el amor de juventud.

Soy un ser que te ama ahora igual en la madurez adulta, que sigue amándote
tanto o más, que continúa hoy enamorado de ti como antes.

Soy un ser que a cada desliz, a cada caída; se alza y te ama,
queriéndote incondicionalmente.

Soy un ser que en cada mala racha de perdedor, te ama aún más fuerte,
aunque me invadan los nervios, la ansiedad y la inquietud.

Soy un ser que no te desea ningún mal y se arrepiente
de todo aquello que te dolió saliendo de sus labios.

Soy un ser que esconde sus uñas para no dañarte sin querer poniendo empeño en no errar
y que sin intención te hirió alguna vez.

Soy un ser que a veces es como una bestia. Afortunadamente, tú eres mi Bella
a quien amo profundamente.


NO EXISTE LA NAVIDAD
de Josep Esteve Rico Sogorb ©

No, la Navidad no existe. No es, no ha. No habita ni está.
No, no existe la Navidad, sólo abundan despilfarros y derroches.

Los hombres inventaron la Navidad antaño,
y ahora, hoy, nosotros la reinventamos cada diciembre.

Jugamos con ella para bien o para mal
convirtiéndola en mágica o desgraciada, malográndola.

La Navidad suena como una lánguida nota melodramática
que se apaga entristeciendo muchos hogares.

Diciembre es un mes doloroso y cruel, además del abril de T.S. Elliot,
y el invernal frío se codea con el infortunio de los desdichados.

La Navidad y diciembre rememoran la falta de un ser querido,
recuerdan la ausencia de una madre sacrificada
desaparecida hace años un día dieciséis de diciembre.

Desconfío y recelo de la Navidad por ser injusta desde su antesala y preludio.
Ya transcurrieron demasiadas navidades y repetidos dieciséis de diciembre.

Cada año la misma historia: tristeza, melancolía, nostalgia y dolor;
pobreza, carencias y necesidad en tantos hogares.
Y cada Nochebuena, igual de insípida e incolora.

Diciembre es sin duda, el mes más cruel,
a pesar de Elliot y de su poético abril agridulce,
porque la Navidad no existe.

Yo quisiera crear navidades sentidas de verdad en los corazones
e inventar y fundar nuestra particular Navidad
para que todo el año perviva y porque perdure siempre,
no solo en diciembre, amada mía.

Y aunque no exista, amor mío, sé que tú me ayudarás a crear
con nuestra magia amorosa esa Navidad,
nuestra compartida Navidad.



SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES
Nº 55 – Diciembre de 2012 – Año III
ISSN 2250-5385
Exp. 5054184, Dirección Nacional del Derecho de Autor (DNDA)

Propietario y Director: Héctor R. Zabala
Av. Del Libertador 6039 (C1428ARD)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Corrección general: Prof. Liliana Lapadula 



1 comentario:

  1. Felicitaciones a mi coterranea Noelia Barchuk!!! Parir letras que cobran vida fuera de nuestros sentidos es un privilegio único.

    ResponderEliminar